Gamficacion en turismo

Red de Gamificación en la Ribera de Navarra

La Red de gymkanas de la Ribera Navarra es es una propuesta de gamificación en turismo que promueve la visita del patrimonio cultural, natural, histórico de la comarca mediante diversos recorridos interactivos. Este proyecto abarca ocho localidades diferentes, proporcionando una experiencia enriquecedora y de ocio turístico para los usuarios a través de la gamificación.

Cliente:
Consorcio Eder

Juegos serios y cultura

El proyecto se desarrolla en varias fases, comenzando con un estudio riguroso de los recursos patrimoniales y turísticos de las localidades involucradas. Esta fase incluye entrevistas y visitas a los puntos de interés para recopilar información detallada. Esta fase resulta imprescindible para un proyecto de gamificación en turismo que sea riguroso con los contenidos.

Posteriormente, se diseñó y se implementó el marco narrativo y temático del juego, en el que el usuario recibe desafíos y misiones asignadas en el tiempo histórico actual.

Una vez definidos los contenidos y la narrativa, se procede a la creación de las gymkanas y la integración de las mecánicas de juego en la plataforma tecnológica. Esto incluye la programación de dinámicas de juego, la configuración de puntos de interés y la implementación de sistemas de guía y recompensas.

OUIPLAY ha consolidado su posición como líder en soluciones innovadoras en el campo de la gamificación turística.

Trabajos realizados

Diseño de producto turístico
Investigación histórica y patrimonial
Estructura de gamificación
Diseño narrativo
Producción de contenidos textuales, gráficos y audiovisuales
Desarrollo de aplicación web

Pantallas

Gymkana interactiva en la Ribera de Navarra
Patrimonio cultural gamificado
Usuarios disfrutando de juegos educativos
Patrimonio cultural gamificado
Recorrido turístico gamificado
Patrimonio cultural gamificado
Patrimonio cultural gamificado

Gamificación en turismo:

¿Y yo? ¿puedo gamificar? ¿necesito gamificar?

Si te decides a gamificar debes estar dispuesto a experimentar, a cambiar algunas cosas y por supuesto a dejarte sorprender por los resultados. Prácticamente cualquier proceso puede ser gamificado. Eso no significa que debamos gamificarlo todo y a toda costa, claro. A algunos las soluciones de toda la vida les van bien, o eso dicen.