Acción contra el despilfarro energético

OUIPLAY, en colaboración con el Ayuntamiento de Pamplona, ha desarrollado Acción contra el despilfarro energético, una innovadora unidad didáctica gamificada dirigida a centros escolares.

Combinación de Actividades y Recursos Audiovisuales

Este proyecto educativo combina actividades prácticas en el aula con recursos audiovisuales y una sólida estructura de gamificación, que fomenta tanto el aprendizaje interactivo como la colaboración entre el alumnado.

Auditorías energéticas y aprendizaje práctico

Durante el programa, los alumnos participan en auditorías energéticas en sus escuelas, identificando áreas donde se puede mejorar la eficiencia energética. Los estudiantes aprenden sobre el impacto del consumo energético y las mejores prácticas para reducirlo.

Además, la gamificación del programa introduce elementos de juego, como recompensas y desafíos, que motivan a los estudiantes a aplicar lo aprendido y a colaborar para alcanzar objetivos comunes.

Fomento de hábitos sostenibles

Esta metodología tiene como finalidad no solo la transmisión de conocimientos teóricos, sino también la promoción de cambios de comportamiento hacia hábitos más sostenibles. Al integrar el diseño de juegos, la psicología y la tecnología, el proyecto crea una experiencia educativa envolvente y motivadora.

Trabajos realizados

Diseño de servicio educativo
Estructura de gamificación
Diseño y desarrollo de contenidos educativos
Desarrollo de aplicación web
Producción audiovisual

A continuación una selección de las pantallas y materiales de la unidad didáctica.

Captura de pantalla de la herramienta digital con gamificación
Captura de pantalla de la herramienta digital con gamificación
Captura de pantalla de la herramienta digital con gamificación
Captura de pantalla de la herramienta digital con gamificación

El programa educativo es accesible y gratuito para los escolares a través del área de Educación Ambiental del Ayuntamiento de Pamplona.

¿y yo? ¿puedo gamificar? ¿necesito gamificar

Prácticamente cualquier proceso puede ser gamificado. Eso no significa que debamos gamificarlo todo y a toda costa, claro. A algunos las soluciones de toda la vida les van bien, o eso dicen.